La fiesta número cuatro, con la que desde el Rototom Sunsplash llegábamos este viernes a nuestro ecuador, también se ha caracterizado por estar bajo la bandera del gran eclecticismo que existe entre los distintos subgéneros del reggae.

El digno sustituto de Black Uhuru, que desapareció del programa tras la cancelación de su gira europea, fue uno de los personajes más excéntricos de la música jamaicana, a saber, Eek-A-Mouse, la encarnación ideal de la locura y los excesos del dancehall jamaicano de los años 80 y 90.

Además de por su poderoso físico y su considerable estatura, Eek-A-Mouse es famoso por su inconfundible estilo vocal, que le hace parecer un personaje de cómic, y por sus disfraces. De hecho, anoche apareció en el escenario vestido de pirata acompañado por los hermanos rítmicos británicos Mafia & Fluxi, cuya banda se vio reforzada por la pintoresca presencia de la saxofonista japonesa Megumi Mesako, lo que incrementó la sensación de que algo extraordinario estaba ocurriendo sobre el escenario.

A pesar del paso de los años, el deejay jamaicano demostró que su enfoque vocal es el mismo de siempre para interpretar un setlist repleto de grandes éxitos, incluido el aclamado ‘Sensi Party’ al inicio del concierto. En un momento dado, Eek-A-Mouse salió del escenario para volver a entrar con un traje indescifrable integrado por una chaqueta y un sombrero cubiertos de lentejuelas.

Un directo absolutamente genial y desenfrenado, con predilección por esto último: detuvo a la banda varias veces, para ordenarles que empezaran de nuevo en medio de las canciones, lanzó al público fotos suyas y varios ejemplares de uno de sus libros, se tiró de cabeza a una gran versión de ‘Wa Do Dem’, su tema más famoso, y anunció un inminente nuevo disco, del que interpretó varios temas, antes de abandonar el escenario en plena locura entre los aplausos del público.

Después de Eek-A-Mouse llegó el turno de Aza Lineage, una joven y talentosa artista jamaicana procedente de August Town, y muy esperada por la massive del Rototom. Aza Lineage es otro de los talentos femeninos que ha dado la nueva escena reggae de la isla, donde varias féminas especialmente virtuosas están ganando el espacio que merecen después de tantos años de dominio masculino y de las dificultades que encuentran las mujeres para emerger en un entorno especialmente competitivo.

Aunque su espectáculo no fue muy largo, ya que Aza únicamente tiene varios singles en su haber y está trabajando en su álbum de debut, logró impresionar a todos con su espontaneidad y simpatía, además de mostrar su gran energía artística y humana. Pese a que su enfoque vocal no siempre fue perfecto, Aza supo ganarse magníficamente el favor del público y superó con nota una de las pruebas más exigentes para ella, como la de ofrecer un concierto en uno de los festivales de reggae más importantes del mundo.

A continuación, un decisivo cambio de rumbo trajo sobre el escenario al colectivo francés O.B.F., especialmente famoso por su enfoque experimental del dub electrónico. Un espectáculo de sound system clásico en el que se pudo ver al operator junto a un cuarteto ganador de grandes vocalistas, como Junior Roy y Charlie P de la escena francesa, el español Sr. Wilson y la argentina Belèn Natalì, única presencia femenina.

Los ritmos contundentes y la presencia de cuatro voces confirieron una intensidad particular a un espectáculo que comenzó haciéndose eco de los ritmos jamaicanos del rub-a-dub de los ochenta, para pasar luego a las raíces y la cultura y, finalmente, culminar con la vertiente más ecléctica de las producciones electrónicas de O.B.F.

Un experimento que demostró que llevar el dub electrónico al Main Stage fue una apuesta totalmente acertada, ya que la reacción del público dio este viernes la razón a O.B.F. y a sus vocalistas.

El papel de cabeza de cartel de esta gran noche recayó en una de las bandas más importantes de la escena reggae de las últimas décadas, Morgan Heritage. Si queremos resumir su estilo, la familia real del reggae siempre se ha movido de forma muy original y muy profesional entre las raíces jamaicanas y los sonidos americanos del hip hop y el R&B, gracias también a su condición de jamaicanos nacidos y criados en Estados Unidos.

El suyo fue un espectáculo perfecto que se movió dentro de su ya decenaria producción, con momentos de gran carga roots y otros más pop, pero siempre con las impecables voces de los hermanos Peter, Gramps y Mr.Mojo. Algunos de los mejores temas que se pudieron escuchar en Benicàssim fueron ‘Down By The River’, ‘The Man Is Still A Man’, ‘Liberation’o ‘Don’t Haffi Dread’, para culminar la fiesta con una irresistible versión de ‘Reggae Night’ de Jimmy Cliff.

Y, también gracias a las grandes propuestas musicales de los otros espacios a través de los cuales la música continua cuando finalizan los conciertos en el Main Stage, como el Lion Stage, la Dub Academy, la Dancehall Area o el Jumping, estas Reggae Nights serán recordadas durante mucho tiempo entre todas aquellas personas que estos días están viviendo intensamente el Rototom Sunsplash.